aiSHO, donde confluyen los grandes del rap sevillano

En la Sevilla de los años noventa –y a la vez que la música negra había ganado un puesto más que privilegiado en el escenario musical estadounidense– el hip-hop se abría paso a codazos hacia la palestra. En este panorama se engendró una suerte de gremio underground que sirvió de cuna a quienes más tarde se convertirían en grandes precursores del rap en España como SFDK o Juaninacka. Contemporáneo a ellos, aunque en un plano más modesto (tal vez por su posición de productor, un rol más humilde dentro de la música), aiSHO ha jugado un papel crucial en algunos grandes trabajos de los más importantes MCs sevillanos.

Hoy, los viejos amigos de siempre y otros que se fueron haciendo por el camino se reúnen en el recién salido disco de aiSHO: Casi Nuevo EP1, un álbum que lleva cociéndose desde 2010 pero que incluye temas que llegan “casi nuevos” al público en general, y el primero de una serie de 4 que llevan como premisa reunir varias generaciones de mcs/grupos de todo el país. Colaboran artistas como SFDK, Juaninacka, Punto Final, Putolargo o Legendario, junto a El Límite, Núñez, Wol, Marco Skinny, Dementores, S Curro y Feo1.

Carátula del disco "Casi Nuevo EP1" de aiSHO. Imagen cedida por David Rivilla.

Carátula del disco “Casi Nuevo EP1” de aiSHO. Imagen cedida por David Rivilla.

Así lo explica la nota de prensa:

Casi Nuevo surge de la idea de que varias generaciones rapeasen juntas en una misma canción, y en este primer EP se dan cita desde la generación del 78 hasta el 89. […] Casi Nuevo es también un trabajo conceptual, ya que en este juego todo es casi nuevo, todo es ni del todo nuevo ni del todo viejo”.

aiSHO (o David, como también se le conoce) creció en un barrio del este de la ciudad, en un hogar donde la radio siempre estaba puesta. De todo lo que escuchaba, la música negra era a la que más llamaba su atención, pero no se imaginaría que aprender de su padre A Whiter Shade of Pale al teclado despertaría su sentido musical. Incluso se atreve a sostener que “no había pensado que realmente ello tuviera alguna influencia”. Mirando atrás, recuerda que a la edad de 11 años su habilidad ya era patente, cuando en el colegio sorprendió al profesor de música tocando el himno de Andalucía en la flauta, en vez de la versión escueta del coro de la novena sinfonía de Beethoven; “la saqué de oído, y como dábamos solfeo la pasé también a las partituras”.

Pero el movimiento underground llegó a él –como a tantos jóvenes de su generación– gracias a los casetes que compartían sus amigos, una costumbre que para muchos suponía la única forma de conseguir música. De escribir poesía pasó a componer temas de rap y a formar un grupo por primera vez: La Familia. Los noventa era una época en que comenzaba a hacerse música de este estilo en la ciudad, y aunque proliferaban los raperos, todavía son algunos pocos; la cultura del hip-hop se hace hermética y transciende el gusto musical para convertirse en un estilo de vida. “Para nosotros el rap era una especie de hermandad. Si veíamos a alguien que vistiera y se comportara como nosotros ya era uno de los nuestros, era nuestro amigo”, afirma aiSHO.

De esta manera, gracias a la necesidad de crear su propia música y pese a las limitaciones tecnológicas del momento, logró especializarse en confeccionar ritmos y producir para pioneros del rap español. No obstante, confiesa que es consciente de la poca popularidad del género en España: “no creo que sea cuestión de elitismo, pero sí creo que el hip-hop no es algo que escuche todo el mundo”. Sostiene que algunos artistas de este estilo incluso han tenido que enfrentarse a la dicotomía entre permanecer fiel al género o incorporar elementos de otros estilos que vinculen la música hip-hop con los gustos idiosincrásicos del público español, como por ejemplo, del flamenco.

Derechos de fotografía: David Rivilla.

Derechos de fotografía: David Rivilla.

Frente a la situación de un estilo musical que no termina de detonar en España, aiSHO opina que gran parte de la responsabilidad radica en la no existencia en el país de una industria del hip-hop consolidada: “Del hip-hop viven pocos, la mayoría se tiene que buscar la vida. Llega un momento en que tienes que decidir si tirarte a la piscina y dedicarte de lleno a algo que no sabes si te va a dar o tener un trabajo de verdad. Cuando tienes hijos y una vida real necesitas dinero real”.

Aún así, permanece fiel a su arte: “No creo que vaya a dejar de hacer ni de escuchar hip-hop. Es difícil surgir porque ahora cualquiera puede hacer música, y ya hay más gente que hace que público, pero aunque le dedique más o menos tiempo el hip-hop siempre estará ahí y no lo dejaré nunca. Yo soy hip-hop”.

Créditos de la fotografía de la portada: Rachel Álvarez.

Quizá también te pueda interesar:
Web de aiSHO
aiSHO en Facebook y Twitter
Música de aiSHO en Soundcloud
Casi Nuevo EP1 de aiSHO en Ponlo Alto Music

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s